Publicidad
Nuevas tecnologías · 5 de Diciembre de 2013. 21:39h.

Barcelona apuesta por la autosuficiencia energética

Desde la central de la Zona Franca se puede abastecer un área de 15 millones de m2

Barcelona apuesta por la autosuficiencia energética

El edificio de la Central de Energías de la Zona Franca

Barcelona tiene en marcha en el marco del edificio de la Central de Energías de la Zona Franca, una central de generación de energía térmica y frigorífica, con potencial para alcanzar un área de 15 millones de m2, y un nuevo centro de control de la red de distribución de calor y frío, que suministra mediante la red District Heating & Cooling al barrio de Marina y la Zona franca, el recinto ferial Feria-Grande Vía, el recinto comercial de Gran Vía 2 y la plaza Europa de l'Hospitalet de Llobregat, entre otros. Es la apuesta de la ciudad de Barcelona por la autosuficiencia energética y el desarrollo urbanístico y económico de la franja industrial y portuaria del sur de la ciudad.

En este edificio, gestionado por Dalkia, ya funciona desde marzo de 2011 una planta de valorización energética de biomasa, y está pendiente de desarrollarse una central de aprovechamiento de energía solar y la conexión con la central de reaprovechamiento del frío residual de la regasificadora del puerto, a medida que avance el crecimiento urbanístico de la zona. La red de distribución de calor y frío (District Heating & cooling) suministrará a los edificios conectados -tanto residenciales como de servicios o industriales- energía para los circuitos de calefacción, aire acondicionado, agua caliente sanitaria y frío industrial.

La Central de Energías, ubicada en el Parque Logístico de la Zona Franca, se une en una segunda fase a la Central Marina (en funcionamiento desde septiembre de 2011 y situada en el subsuelo de Feria de Barcelona - Gran Vía) para el abastecimiento energético a la zona. Así, se suma a las instalaciones de esta franja del Área Metropolitana, con potencial para convertirla en una de las zonas de activación económica más dinámicas del país, consolidando su desarrollo urbanístico inteligente como zona industrial, comercial, residencial y puerta de entrada dels de Europa.

Se trata de una iniciativa del Ayuntamiento de Barcelona que cuenta con el apoyo de la Generalitat de Cataluña (ICAEN) y el Ministerio de Industria (IDAE). Además, el Consorcio de la Zona franca ha participado en el proyecto con la cesión de los terrenos que actualmente ocupa la central. El proyecto está gestionado por la sociedad Ecoenergies Barcelona Sur, constituida por Dalkia Energía y Servicios SL (responsable del diseño, construcción, gestión y explotación); por el Ayuntamiento de Barcelona, como promotor del proyecto, y por COPISA.

En la central está ubicado el centro de control que analiza y procesa en tiempo real los datos de todas las centrales, subestaciones y red de transporte. Con producción con redundancia en los equipos de alta eficiencia, la central de la Zona franca produce electricidad, calor a 90 º C, frío a 5 º C y frío industrial a -10 º C. Cuenta con una planta de biomasa que permite la cogeneración de electricidad y calor a partir de restos de poda de los jardines y parques de Barcelona (residuos agrícolas), de residuos forestales y de cultivos energéticos. Puede procesar hasta 28.000 toneladas / año, de las cuales al menos 10.000 proceden de jardines y parques de Barcelona.

El edificio aloja el almacenamiento de energía frigorífica en los depósitos de hielo, con capacidad para albergar 7500m3. En el futuro este depósito almacenará el frío recuperado del proceso de regasificació del gas natural licuado, proceso que se realizará en la central del Puerto. Es una central de arquitectura moderna, contemporánea y representativa de las energías renovables utilizadas. Su diseño está pensado para permitir visitas de grupo cómodas y seguras gracias a un sistema de pasarelas exteriores, puntos de observación y sala multimedia, que se utiliza para proyectar documentales pedagógicos que facilitan a los visitantes información sobre la eficiencia energética, las energías renovables, la sostenibilidad , etc.

Por otro lado, la Central Marina, construida inicialmente para dar servicio en el barrio de Marina y al recinto ferial, pasa a ser una central de puntas y/o de apoyo cuando la red troncal esté conectada con la central de la Zona franca. Y la central del Puerto permitirá aprovechar el frío residual (hasta 30 MW) del proceso de regasificació del gas natural licuado que ahora se pierde en el Puerto, transportando a la central de la Zona franca para su uso en la red.

Más información:



Gestiones municipales mediante el móvil



Barcelona: la apuesta de una ciudad smart city



Barcelona, hacia la smart city



Barcelona: la ruta más 'inteligente'

La teleasistencia smart llega a Barcelona

Publicidad
Publicidad

1 Comentarios

Publicidad
#1 Pepito, Bcn, 06/12/2013 - 11:23

Mientras le sigamos "arrimando" un milloncete al año a los franchutes y otros tantos al Sincotró y demás zarandajas... pareceremos hasta europedos y todo jajaja.

Ciérrales el grifo y verás.... jajaja